miércoles, 4 de septiembre de 2013

Llevo 6 días en Canadá pero me acordé ahora de que este blog existe...

Pues sí, ya llevo en Canadá 6 días. Aunque fuera de mi casa española llevo una semana y un día, los dos días de diferencia me los pasé en Madrid con los otros 100 botes con extra de hormonas. Pero pasemos a hablar de las 26 HORAS MALDITAS DEL DEMONIO  LAS MUY C******* ( Disculpen la expresión, pero fueron agotadoras) que me pasé viajando (contando las horas de espera ) de Madrid a Comox ( La ciudad en la que aterricé, en Vancouver Island).

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ 26 HORAS DICE EL FLIPAO ESTE JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Pues sí, 26 horas enteritas. Pero tendré que empezar por el princiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiipio del viaje de las horas interminables.

28 de AGOSTO

- 2:15  AM: Recepción llama a mi habitación. Descuelgo y cuelgo el teléfono en una milésima de segundo, pensando que era uno de nuestros compañeros de otra habitación haciendo otra broma (Una historia MUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUY larga).

- 2:30 AM: Después de estar 15 minutos pensando si era recepción o una broma (Solo pudimos dormir 2 horas, no estaba muy lúcido...) me levanto de la cama y miro en el Ipod de mi compañero de habitación la hora. Sí, era recepción. Despierto a mis compañeros de habitación pidiendo disculpas.
- 3:00  AM: Todo el mundo está con las maletas fuera del hotel, pero llegamos a tiempo (Menos mal...).

- 3:20 AM: Emocionados (mejor dicho dormidos...) llegamos al aeropuerto de Barajas.

- 5:00 AM: Después de estar casi dos horas facturando, de que una de las señoras me dijera que la cartera que llevaba contaba como tercer bulto, después de maldecirla con una mardisión gitana y de que (bendita sea) una de las monitoras que venía con nosotros la llevara encima ( Mi cartera, no a la señora; no os vayáis a confundir), vamos todos juntos a pasar por el arco de los metales.
- 5:30  AM: Después de pasar por el arco ( y que me tuvieran que incinerar la tijera que llevaba para el insti, que descanse en paz...) embarcamos en el avión.

- 8:50 AM: Aterrizamos en el aeropuerto de Amsterdam. Lo primero que hacemos, cómo no, Es buscar Wi-Fi como si nuestra vida fuera en ello. Ah, si, e ir a la puerta de nuestro avión.

- 10:20 AM:  Luego de darnos cuentas de que las baterías de los móviles no son eternas, buscamos como zombies sedientos de fluído cerebral un enchufe donde poder recargar de sangre eléctrica el corazón de nuestro móvil.

- 10:30 AM: Encontramos unas super-mesas  hiper-mega-super-ultra-impresionantes (comparables con el Santo Grial para los adolescentes) que tenían ENCHUFES.

Fue todo un milagro...
- 13:30 PM:  Después de pasar por el arco de metales y embarcar, despegamos a las 13:30 PM aproximadamente.

- 13:30 PM: Luego de 10 horas de viaje, rodeando Gran Bretaña, cruzando Groenlandia y cruzando toooooooooooooooooda Canadá, llegamos a Vancouver a la misma hora a la que despegamos en Amsterdam (Sí, el cambio de hora, muy majo él).

- 18:30 PM: Luego de pasar inmigración, darnos cuenta de que pasar inmigración no era para tanto, coger un bus para ir a la terminal sur del aeropuerto de Vancouver, ir a cambiarme al baño, romper la mochila que llevaba, maldecir y maldecir, maldecir otra vez al tener que comprar una nueva mochila por 45 dólares canadienses, pasar otra vez un arco de metales, despedirnos de la monitora que venía con nosotros, despedirnos de los que cogían otro avión y esperar otra media hora, embarcamos en el último avión, en el que sólo iban 25 pasajeros (creeeeeeeeeeeeeo).

- 20:00 PM: POR FIN ATERRIZO EN VANCOUVER ISLAND. Después de estar buscando como tontos en el lugar equivocado nuestra maleta, recojo mi maleta, me despido de los últimos compañeros y cojo el coche de mi father hasta nuestra casa ( un viaje de media hora).

- 20:30 PM: POR FIN, PERO ESTA VEZ SÍ, POR FIN, LLEGO A LA CASA EN LA QUE VIVIRÉ DIEZ MESES.

Y sí, luego de semejante viaje, pude comer DOS sandwiches de jamón, darme una ducha ( ya cantaba, ya), y dormir en una cama. DE VERDAD, PORQUE DORMIR EN UN AVIÓN ES HO-RRI-BLE.

P.D.: Mañana, supongo, publicaré una nueva entrada narrando CÓMO FUE MI PRIMER DÍA EN UN INSTI CANADIENSE. OH DIOS MIO, POR FIN !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

OH-DIOS-MÍO, POR FIN VERÉ TAQUILLAS AMERICANAS. LAS DE VERDADVERDADVERDAD.




1 comentario: